¿Cómo declarar las operaciones vinculadas a Hacienda?

Las operaciones vinculadas a Hacienda son aquellas realizadas entre partes relacionadas como socios, familiares o empresas del mismo grupo que deben valorarse a precios de mercado para asegurar transparencia y equidad en las transacciones. Esta valoración debe reflejar lo que se hubiera acordado bajo condiciones de independencia.

Además de una valoración precisa, es crucial que las empresas cumplan con ciertas obligaciones de documentación e información ante la Agencia Tributaria. Estas responsabilidades varían en función del importe, tipo y ubicación de las operaciones. 

Específicamente, se requiere que las empresas documenten todas las operaciones vinculadas que superen los 250.000 euros anuales con la misma entidad, preparando un dossier detallado o, para empresas de menor tamaño, un formulario electrónico (FOV).

La declaración de estas operaciones se realiza mediante el modelo 232, a presentarse en el mes siguiente a los diez meses después del cierre del ejercicio fiscal. 

Este modelo incluye información sobre operaciones «específicas» que superen los 100.000 euros, aquellas que en su conjunto excedan el 50% de la cifra de negocios de la empresa, las sujetas a la reducción por patent box y las realizadas con entidades en paraísos fiscales.

La importancia de adherirse a estas normativas radica en la prevención de sanciones y ajustes fiscales. En este contexto, es importante contar con el asesoramiento de expertos en materia fiscal. Un especialista no solo guía a las empresas a través del complejo proceso de valoración, documentación y declaración de operaciones vinculadas, sino que también ofrece estrategias para optimizar la carga fiscal y asegurar el cumplimiento normativo. 

Scroll al inicio